PRD 28 ANIVERSARIO

02, mayo, 2017 / Artículos / Nueva Izquierda

 Su aportación a la democracia y el riesgo de perderlo todo

Quienes ingresamos al PRD como la opción política viable para consolidar desde  nuestro feminismo de la igualdad el camino no ha sido sencillo, sin embargo ha sido posible construir  una estrategia de incidencia tal,  que hoy no se concibe la democracia mexicana, sin la participación de las mujeres feministas en el Partido de la Revolución Democrática, que a 28 años de su fundación persistimos e insistimos en reconocernos como iguales e incidir desde los congresos y cámaras construyendo instrumentos legales que han fortalecido la participación política de las  mujeres mexicanas, visibilizado los actuares en otras esferas de la vida pública, hemos llevado al debate lo que por décadas se consideró  asunto privado, como lo son las violencias y las “tareas” por asignación de género. hacer de los derechos garantías y transformar desde el lenguaje hasta lo que hoy registra resistencias en el congreso federal como lo es la violencia política contra las mujeres, pasando por el reconocimiento de la diversidad sexual y sus derechos civiles, el uso del tiempo, el desarrollo sostenible, el derecho a decidir, la niñez, legislaciones y leyes que son parteaguas en las vidas de las mujeres como la Ley de Acceso de las mujeres a una vida libre de violencia, por supuesto la paridad y la búsqueda de la igualdad sustantiva.

Pareciera sencillo hacer el recuento de los logros de las mujeres feministas en el PRD, hoy se escribe y se nombran como si hubieran llegado en automático a nuestras vidas y en la construcción de la democracia, sin embargo aún hoy a veintiocho años de que fundamos en PRD seguimos en esa “talacha” desde todos los espacios posibles, y a veces en los que nos dijeron “era imposible” y vean el empoderamiento entendido como allanar los terrenos de la resistencia de hombres y también de mujeres que negaban como posible el alcance de los espacios, primero reconocidos como “cuotas” o “acciones afirmativas” ayudaron a generar las condiciones propicias para la mayor participación de las mujeres en un espacio como el político que se decretó factualmente durante décadas como un privilegio masculino por tenerlo todo, particularmente tiempo para el ejercicio de la vida pública y particularmente el privilegio masculino de la toma de decisiones, es innegable que sigue habiendo resistencias lo registramos a diario dentro y fuera de la vida partidaria, desde los micro machismos que insisten en “pasar desapercibidos” hasta la vida de las mujeres que en calidad de candidatas o representantes populares electas han sido violentados sus derechos políticos, desde los golpes hasta la barbarie de los asesinatos de mujeres como Aidé Nava González precandidata a alcaldesa del municipio de Ahuacuotzingo Gro., y Gisela Raquel Mota Ocampo presidenta municipal de Temixco, Morelos. Imposible no nombrarlas en este texto del 28 Aniversario del PRD, como no hacerlo si la barbarie sobre sus vidas representa la más cruda  muestra de las resistencias de quienes se oponen a reconocer a las mujeres como sujetas de un derecho político por el que hemos luchado todos estos años. Por el derecho que como humanas nos hemos construido nuestros andares en este sinuoso camino de la participación política en igualdad.

No nos equivocamos quienes desde 1988 participamos incluso en candidaturas desde un sexto espacio en la lista de regidurías como FDN, y  posteriormente  lograr la constitución del PRD  que desde entonces hasta ahora seguimos en las tareas de afiliación, y no nos equivocamos porque es y sigue siendo el PRD quien hace eco y respaldo a las causas que nos dan razón de vida, esa que decidimos dedicaríamos la nuestra, las causas de las mujeres. Porque en el PRD irrumpimos las mujeres feministas en el reconocimiento de las “cuotas” primero del 20 % y luego el 70/30 logrado en 1993, irrumpir en un statu quo que imperaba en el sistema de partidos modelo de comportamientos patriarcales que incluían a los “progresistas” de la izquierda mexicana, la misma que unió todos sus esfuerzos en el PRD. En un PRD que no se salvó de los “santones” que todo lo decidían desde su entender de la política como el espacio exclusivo de los hombres, de quienes no soportan la crítica sobre su caudillismo tropicalizado entonces en  la “izquierda mexicana” los mismos que nos decían “ni lo sueñes” cuando pedíamos espacios partidarios o de candidaturas. Los mismos que hoy desde sus monolíticos partidos, insisten en “consultar derechos humanos”  transitar en aquellos años en el PRD irrumpiendo con nuestras convicciones y causas sociales fue una etapa difícil, pues buscaban quebrantarnos el ánimo y que sucumbiera el entusiasmo, particularmente de quienes buscábamos eliminar obstáculos ocupando todas las vías, incluida la de la crítica pública sobre “El Usufructo de los apellidos”  los mismos  que buscaban  aparentar una democracia interna en base a decisiones personales y sobre “cómodas” personalidades, esas que juegan a la apariencia y la obediencia a costa de ceder causas y crear cultos a la personalidad. No. No ha sido fácil enfrentar a esas “personalidades” que gustan de tener sequitos de obediencia ciega a los “los salvadores de la patria” No. No nos equivocamos en insistir pues hemos persistido quienes hemos sostenido como prioridad las causas de las mujeres, esas que irrumpen en un establishment basado en creencias religiosas y no aquilatan el Estado Laico.

La aportación de las feministas en el PRD no solo se ha reflejado en quienes han logrado espacios consecutivamente, sino en el acontecer cotidiano con la militancia, esa misma militancia que te anima a seguir día a día. La aportación de las convicciones feministas desde el PRD ha logrado construir trayectoria de cientos y miles de mujeres que desde las comunidades gestionan y aportan al mejoramiento de su entorno, son ejemplo a seguir, sus actuares son clave en la construcción de la democracia mexicana, son influencia en el proceso de los partidos políticos, se defienden y logran espacios de candidaturas y de partido. Ellas allanan el terreno desde la administración del uso del tiempo, o la decisión de priorizar la participación política partidaria a cualquier otra prioridad que les fue asignada, se decide todos los días por seguir enfrentando en la eliminación de los obstáculos, las mujeres feministas en el PRD han y hemos surcado los caminos y demostrado resultados en los distintos espacios. De eso se trata el empoderamiento de las mueres. Y en el partido las feministas  también hemos sido precursoras en ello.

Hoy no coloque cifras de participación porcentual de mujeres  a lo largo de 28 desde  del PRD, es por demás sabido en los anales  de la historia, que el PRD es precursor de las cuotas y la paridad.   hoy ponderamos logros legislativos, constitucionales, que se han vuelto parte de un escenario que pareciera “normalizado” sin embargo el proceso de la Constituyente en la Ciudad de México, nos hizo evidente que sigue un peligro latente, el de perder los logros alcanzados en esta ciudad. Se hicieron evidentes las resistencias, las prácticas de la derecha, de quienes sedicentes de izquierda han impugnado una constitución construida en un 80 por ciento con propuestas emanadas del PRD. Y en la vida nacional es inocultable e innegable su contribución a la calidad de la vida democrática. Seguimos insistiendo  “Si las mujeres no están la democracia no va”

Todo lo aportado y que data de la construcción y contribución a la democracia mexicana. Está en un latente peligro de perderlo todo. Si los hombres y las mujeres mexicanas votan alejadas de la reflexión sobre qué partido político es capaz, como lo ha sido, de garantizarle cambios sustanciales en su calidad de vida. Ahora no es suficiente enarbolar banderitas contra la corrupción que aun si fuera cierto. Y no como lo es una estrategia electoral. Es solo una estrategia que separa la realidad de la desigualdad social y de género sobre una falacia en donde se invita a dejarle todas las decisiones a una sola persona, y con ello  Se corre el peligro de que candidatos y candidatas en este 2017 y en 2018 recurran a  las mesiánicas posturas, y que   prevalezca en el imaginario nacional como el que todo lo puede con solo mover un índice. O quienes prefieren santificarse con el engaño  de “consultar derechos” pues si hay hoy logros sobre los que es posible demostrar esto solo se ha hecho realidad por la preferencia de la ciudadanía de optar por el  PRD en México. Con resultados en las urnas y no con estrategias electorales basadas en “cargadas” ficticias, que solo buscan sobrevivencia personal.

Construir la igualdad sustantiva y que esta contribuya en la democracia mexicana tiene que ver intrínsecamente con la participación de todos y todas en la toma de decisiones y no, y nunca jamás bajo ninguna circunstancia de credos o dogmas, permitir que la democracia sea sustituida con una dictadura simulada con la argucia y falsedad que terminan siendo  decisiones unipersonales. Ello Tendrá como resultado el riesgo de perderlo todo.

Ma. Guadalupe Almaguer Pardo

Coordinadora Nacional de Mujeres Nueva Izquierda

Twitter: @almaguerpardo1 

Facebook: Guadalupe Almaguer Pardo

This entry was posted in Artículos and tagged . Bookmark the permalink.