PRECISO CONCERTAR UNA POLÍTICA NACIONAL DE INCREMENTO A SALARIOS O SERÁN INSTRUMENTO DE PRESIÓN DE TRUMP HACIA MÉXICO

22, noviembre, 2016 / Comunicados de prensa / Nueva Izquierda

 Se debe actuar antes de que la Conasami dé a conocer el monto para el año 2017, y que según informe oficial, no podría ser mayor a 2.50 pesos para quedar en $ 75.54 pesos diarios

  • · Un mexicano requiere ingresos mínimos diarios por $ 89.26 pesos y si la Conasami da por buenos los $75.54 pesos, estaremos condenando al país a mayores condiciones de pobreza, dice
  • · Trump podrá acusar a México de “competencia desleal” por los salarios de miseria que en nuestro país se pagan
  • · Arizona prepara un aumento del mínimo de 160 a 200 pesos la hora el próximo año; Washington pasaría de 189 pesos a 270 la hora; Colorado transitará de 166 a 186 pesos por hora con incrementos concertados a 90 centavos cada año hasta llegar a 240 pesos al 2020.

El Vicecoordinador del Grupo Parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano Grijalva señaló que es preciso concertar de manera urgente, una política nacional de incremento a los salarios en nuestro país para desactivar este que puede ser un instrumento de presión contra México desde la administración de Donald Trump en las negociaciones para revisar los vínculos comerciales de ambos países, particularmente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

El legislador dijo que los minisalarios de México serán un ingrediente político que perjudicará a nuestro país, y se debe actuar antes –incluso- de que la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) dé a conocer el monto para el año 2017, mismo que -se estima- no podría ser mayor a 2.50 pesos para quedar en $75.54 pesos diarios, según el “Informe final que contiene los resultados de las investigaciones, estudios efectuados, sugerencias y estudios de trabajadores y patrones” que sirve para fijar la política salarial del año próximo. Y concreta que, dadas las condiciones del país, el minisalario no podrá sufrir un incremento mayor al 3.5 por ciento. Es decir, menos que el año pasado que fue el 4.2 por ciento equivalente a $ 2.94 pesos.

Zambrano reiteró que un trabajador mexicano requiere ingresos mínimos diarios por $ 89.26 pesos y si la Conasami da por buenos los $75.54 pesos diarios, estaremos condenando al país a mayores condiciones de miseria, desigualdad e inseguridad en un mercado laboral que, por demás, sigue siendo dominado por la economía informal con 60 de cada cien empleos; además de que Trump podrá acusar a México de “competencia desleal” por los bajos salarios que en nuestro país se manejan.

Citó, por ejemplo, que en Arizona se prepara un aumento del mínimo de 8 a 10 dólares (160 a 200 pesos) la hora el próximo año y seguirá fortaleciéndose de forma incremental; Washington pasaría de 9.47 dólares (189 pesos) a 13.5 (270 pesos/hora); en tanto que en Colorado el salario mínimo por hora transitará de 8.31 dólares (166 pesos) a 9.30 dólares (186 pesos) con incrementos concertados a 90 centavos cada año hasta llegar a 12 dólares (240 pesos) la hora al 2020.

Zambrano subrayó que “México no está preparado para la oleada de deportaciones que –según se ha amenazado- ocurrirá a partir del siguiente año y señaló que si bien es cierto que ha habido deportaciones significativas en la administración de Barack Obama, y que éstas se han dado en una política que tampoco compartimos, no han sido de la naturaleza con la que se nos amenaza por quien será el nuevo mandatario estadounidense”.

“Las y los mexicanos emigran a EU para tener un trabajo y, por lo menos, un salario digno porque aquí no existen las condiciones para que la planta productiva y el conjunto de las actividades remuneradoras –incluido el campo- den cabida a todos nuestros connacionales. No hay lugar en el mercado de trabajo mexicano, por eso emigran, no se van por su gusto, se ven forzados económicamente”, enfatizó.

Será inaceptable –recalcó- mantener el argumento esgrimido por la autoridad cuando organizaciones campesinas mexicanas intentaron ampararse en 2008 ante la entrada en vigor del capítulo agropecuario del TLCAN y se les dijo que no estaban obligados a consumir frijol, leche, azúcar y maíz, ya que la canasta básica de alimentos es muy amplia y existen otros víveres por los cuales pueden sustituirlos.

Alertó finalmente que la economía nacional corre el riesgo de caer en una mayor crisis por la llegada de los dos o tres millones de connacionales -que deportará la Unión Americana a partir de 2017- y a ellos y ellas el Gobierno Federal deberá apoyar con capacitación para que mejoren su productividad laboral, a la par de ofrecerles servicios de salud, vivienda, y programas sociales.

Twitter: Jesus_ZambranoG

Facebook: Jesús Zambrano Grijalva 

 

This entry was posted in Comunicados de prensa and tagged , . Bookmark the permalink.