SOMOS MUCHAS Y DISTINTAS, SOMOS FAMILIAS

04, marzo, 2016 / Artículos / Nueva Izquierda

"Somos muchas y distintas, somos familias"

 

Por Antonio Medina Trejo*

 

Como cada año, desde 2005, el primer domingo de marzo grupos conservadores celebran en nuestro país el Día de la Familia, propuesto por el Consejo de la Comunicación, que junto a empresas y algunos gobiernos, plantean la necesidad de reforzar la idea de la familia heterosexual, funcional al sistema, de clase media o alta, desconociendo el amplio mosaico de representaciones familiares que existen en el México del siglo XXI.

Los preceptos que sustentan su discurso responde a una lógica conservadora que refuerza estereotipos en los roles del ser padre, ser madre y cómo se deben comportar los hijos o hijas en familia. El ideal que quieren imponer dista de la realidad social de las familias del México actual, que es diverso, dinámico y que se reinventa generación tras generación.

 

Sin duda un tema primordial en los últimos años es el papel que juegan los hombres en el ejercicio de la paternidad. Cada vez hay más hombres que la asumen de una forma más abierta y amorosa con respecto a sus propios progenitores, cambiando con ello los roles preestablecidos en los que el hombre se coloca como el proveedor y a la mujer se le encasilla en el estrecho mundo del hogar.

Estas nuevas formas de asumir la parentalidad poco a poco van modificando para bien las estructuras en las que preconcebimos a la familia, derivadas de los esquemas tradicionales de lo que debe ser ésta en el rol aspiracional vendido a la sociedad global en el siglo XX: papá, mamá, tres hijos, un perro, una “casita mona”, y un columpio en el jardín. La felicidad en la Tierra.

 

La realidad es, fue y será mucho más compleja que este entramado que nos han ofrecido como modelo los medios de comunicación, la publicidad, las religiones, e incluso, el propio Estado. Los arreglos familiares tienen características muy variadas y van mucho más allá de esta estructura biparental, o ¿dónde dejar a las familias que han crecido de forma extendida? Sí, esos hogares donde los hijos establecen sus propias familias al lado de sus padres por cuestiones económicas o de apego.

También es necesario hablar de los hogares monoparentales, donde mujeres (en su mayoría) y hombres asumen el trabajo de provisión y crianza haciendo un esfuerzo titánico para ofrecer a sus hijos el máximo de atención y cuidado.

 

Screenshot_327

 

Familias homo-les-bi-transparentales

 

Pero sin duda, una estructura familiar se pone de manifiesto en los últimos años a partir de los cambios legislativos y jurídicos suscitados en el país. Se trata de los hogares formados por parejas del mismo sexo. Las familias homo-les-bi-trans parentales, han existido siempre; aunque a partir de la segunda mitad del siglo XX comenzaron a ser más visibles.

No obstante, eran una realidad que pasaba de largo ante una sociedad que no asumía que muchas parejas de lesbianas, homosexuales, bisexuales o personas trans, ejercían la lesbo y homoparentalidad de una forma más o menos abierta, tratando de mantenerla lo más privada posible ante el prejuicio y rechazo social.

A la luz de los cambios legislativos en nuestro país, impulsados por la sociedad civil organizada y apoyados de manera decidida por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), cientos de parejas del mismo sexo están obteniendo certeza jurídica sobre sus estructuras familiares y a partir de ello otros cientos más han logrado acceder a este derecho en los últimos años, dando muestra fehaciente de que el amor, el cuidado, la protección, y la responsabilidad no varían respecto a una pareja heterosexual.

 

Screenshot_331

 

En ese sentido, es importante señalar que si bien se ha avanzado lentamente, pero con paso firme, un pendiente primordial a subsanar es la inclusión del término “familias” en nuestra Constitución Política: Sí, en plural, con “S”, como lo indica la realidad social de los diversos núcleos familiares en nuestro país.

 

Aunque son poco visibles los hogares con dos papás o dos mamás con hijos o hijas, lo cual es completamente comprensible considerando los entornos sociales y el derecho a la privacidad, quienes han asumido el reto de hablar públicamente de sus familias homo-les-bi-trans-parentales, lo han hecho de forma decidida, pues saben que son un engrane que permite el avance del reconocimiento social y así abren el camino para que en el futuro el ejercicio de la homo y lesboparentalidad sea asumido de forma natural como lo que es: dos personas que se aman y han decidido compartir ese proyecto de vida con uno o más menores a quienes proveerán cuidado, protección, educación y por supuesto, amor.

 

El camino ha sido difícil sin duda, desde los primeros intentos por dotar de un marco jurídico a las parejas del mismo sexo se dejaron escuchar las voces que señalaban que debía retirárseles el derecho a la adopción. Sin embargo, en cada una de las batallas legales, el Estado ha reconocido el derecho de estas mujeres y hombres para formar sus propias familias.

 

Screenshot_333

 

Respaldo de la Corte

 

El pronunciamiento más contundente ha sido el de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que de manera unánime ha reconocido el derecho de adopción a las parejas del mismo sexo. El bien superior de niños y niñas no se violenta con vivir en una familia homoparental. Contrario a ello, negarles esa posibilidad y canalizarlos a orfanatos y casas cuna -donde las Instituciones de Asistencia Privada lucran con ellos-, refrenda la idea decimonónica de la caridad sin atender realmente la vida y el futuro de esos niños y niñas.

 

Aún con la determinación de la Corte, los sectores más conservadores buscan alternativas para revertir este derecho a través de protestas, manifestaciones, iniciativas legislativas o filmes discriminatorios que únicamente provocan que el nivel de resistencia se haga cada vez más fuerte desde una ciudadanía abierta a los cambios y al progreso.

 

El año pasado, a la luz de la discusión en la SCJN sobre los amparos interpuestos en el estado de Jalisco para acceder al matrimonio igualitario, la agrupación “Jalisco es Uno Por los Niños” inició una serie de movilizaciones. Formada a partir de la Diócesis de Guadalajara esta organización se caracteriza por usar a niñas y niños en manifestaciones, colocándolos en primera línea y usándolos para gritar consignas.

“Dilo bien” fue un programa de televisión del canal del episcopado mexicano “María Visión” que difundió su señal a través del sistema de paga. El objetivo de la emisión dirigida a jóvenes fue señalar la verdadera intención de las agendas libertarias: acabar con la humanidad. Temas como la interrupción de embarazo, los derechos de la diversidad sexual, la adopción, el calentamiento global, el hambre en el mundo y la repartición de la riqueza eran incluidas en la misma bolsa como parte de un “plan siniestro global” impulsado por el movimiento feminista y el “lobby gay”.

 

Finalizada la serie, hace unos meses éstos jóvenes se dieron a notar lanzando billetes al ministro Presidente de la SCJN, Jesús María Aguilar, acusándolo de ser parte de esa conspiración y de haberse vendido a los intereses del “dinero rosa”.

 

Screenshot_326

 

 

Conservadurismo vs derechos humanos

 

Hace tan sólo unas semanas la organización Confamilia entregó al Senado de la República una iniciativa de Ley para modificar el artículo 4º constitucional con la intención de limitar el matrimonio a la unión entre un hombre y una mujer y así evitar que las parejas formadas por personas del mismo sexo tengan derecho a adoptar.

 

Confamilia señala en su página de internet que es una organización de conformación plurirreligiosa, aunque su estructura está engrosada principalmente por católicos y cristianos evangélicos, quienes se han caracterizado por su férreo rechazo a cualquier iniciativa que pretenda ofrecer derechos a la diversidad sexual.

 

Screenshot_335

 

Por ejemplo, el cristianismo evangélico ha financiado una película a estrenarse en próximos días, producida por Armagedón Films y dirigida por Paco del Toro -dueño de la productora dedicada por completo a filmar material de corte cristiano-, en esta última producción se han dedicado a hacer un catálogo de todos los prejuicios alrededor de la adopción homoparental creando una historia de homosexuales drogadictos y alcohólicos que deciden adoptar y terminan “convirtiendo” en gay al niño adoptado y de paso a uno de sus primos.

 

Resulta preocupante que a pesar de los avances logrados en los ámbitos social y jurídico estos grupos religiosos (católicos y cristianos) traten de incidir desde su brazo ciudadano en el ejercicio de los derechos de miles de mexicanos y mexicanas. No sólo intentando obstruir su derecho a formar una familia, sino afectando a los miles de hogares que hoy en día están formados por parejas del mismo sexo.

Es de llamar la atención el cambio de estrategia de estos sectores conservadores cuando hace sólo unos años eran los jerarcas católicos, los pastores y algunas organizaciones de corte abiertamente religioso quienes salían a sus púlpitos mediáticos a mostrar su rechazo. Hoy en día esta lucha la encabezan organizaciones ciudadanas que fundamentan sus posturas a partir de su sistema de creencias.

El debate en ese sentido ha sido largo y sinuoso. A pesar de ello, y para que quede claro, están los resultados de estudios fundamentados en la ciencia derivados de muchos años de análisis e investigación. En contraste, los opositores solamente han presentado prejuicios y especulaciones, propias del conservadurismo retardatario, clasista y discriminador.

 

Retomo las palabras de la coordinadora de Familias Diversas AC, Yania Córdova, una feliz madre lesbiana, que junto a su esposa Olivia y sus bebés, protagonizaron el primer anuncio comercial en México con una familia no heterosexual: “Con la razón de nuestro lado seguiremos dando la batalla a quienes no han logrado entender que este mundo no es como se lo imaginan, porque somos muchos y muchas ejerciendo la homo y lesboparentalidad, porque nuestras experiencias son exitosas, porque somos familias y en las familias lo que debe prevalecer es el amor y no los prejuicios”.

 

Screenshot_345

*Secretario Nacional de Diversidad Sexual del Partido de la Revolución Democrática

Facebook: Secretaría Nacional de Diversidad Sexual PRD

Twitter: @senadisexprd

This entry was posted in Artículos and tagged , , , . Bookmark the permalink.